El Molino de los Ojos debe su nombre a los cercanos manantiales que abundan por la zona.

  Fue la Marquesa de Villena y Condesa de "San Esteban de Gormaz" quien lo manda construir en el año 1784.

  Se arrienda a distintos propietarios, hasta que en 1904 nace la sociedad del Molino de los Ojos, que pasa a ser la propietaria del mismo. Por esta época se reforma el edificio, se construye el sótano y se coloca la turbina para obtener energía eléctrica que daba luz a todo San Esteban - con la particularidad de que por habitáculo sólo permitían conectarse 2 bombillas para no generar una sobredemanda de corriente -.

  

  El 18 de febrero de 1927, el Ayuntamiento de San Esteban de Gormaz compra el molino y sus aguas, necesarias para el abastecimiento de la población e instalación de lavaderos y abrevaderos públicos, utilizando los sobrantes para riegos de fincas.

 

  Poco después del año 1956 el molino deja de moler grano, pero hasta los años sesenta se sigue utilizando para controlar los riegos.

  En 1998 el Ayuntamiento comienza la rehabilitación del Edificio en colaboración con El Fondo Social Europeo, Asociación Tierras Sorianas del Cid y la Escuela Taller Molino de los Ojos, con la finalidad de crear un ecomuseo para uso y disfrute de los habitantes y visitantes de San Esteban de Gormaz.